Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

El proceso de la vida es como el fluir del río. Vamos transitando por momentos de riadas, progresos, avances que son como aguas rápidas y también tenemos días de más calma, de corrientes estables y serenas. Igualmente, llegarán tiempos de deriva, de estancamiento en remolinos relacionados con el trabajo o de torbellinos en las relaciones afectivas. Tendremos reiteradas caídas en la misma ciénaga engañosa. Habrá riadas y sequías. Navegaremos una y otra vez por todos esos tramos duros y difíciles, y alcanzaremos, una vez más, el punto de destino.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

«He aquí una prueba para saber si tu misión en la Tierra ha concluido. Si estás vivo, es que no.» Richard Bach.

Toda vida tiene un propósito. El sentido de la vida no es algo que se invente, sino que se descubre por el camino. Sin embargo, los descubrimientos más importantes pueden pasarte por alto si transitas por el mundo con una actitud conformista, apática o temerosa.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Hasta ahora lo decían los iluminados, los meditadores y los sabios; ahora también lo dice la ciencia: son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado y crean continuamente nuestro mundo. “Hoy sabemos que la confianza en uno mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro. La zona prefrontal del cerebro, el lugar donde tiene lugar el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro, donde valoramos alternativas y estrategias para solucionar los problemas y tomar decisiones, está tremendamente influida por el sistema límbico, que es nuestro cerebro emocional. Por eso, lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando”. Hay que entrenar esa mente.