Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 Prepárate para el logro de cualquier meta u objetivo.  

Transforma tu realidad actual por la deseada.

Consigue armonía, confianza y poder en tu vida.

Toma tu postura de poder.

Para que algo funcione es imprescindible la disciplina, constancia y paciencia. Todo lleva su tiempo, pero si eres capaz de mantenerte firme en tu propósito el éxito, el progreso está asegurado.

Pasos que te conducen a la META:

 I. Cada persona cree que el mundo es como él piensa que es. La imagen que tenemos de nosotros mismos, las creencias de cómo somos, los talentos, defectos y posibilidades que tenemos en la vida abrirán unas puertas y cerrarán otras. Conseguiremos ciertos logros y otros, no. Si creemos que podemos lograr un ascenso laboral, es más factible que lo logremos. No podemos forzar un ascenso, pero si podemos crear las condiciones favorables, atraer las posibilidades para conseguir, de alguna manera, un puesto mejor en algún momento. Nuestros pensamientos son capaces de atraer circunstancias, e incluso materializarlos en hechos. Cada cual crea lo que es y sus circunstancias. Cuando nuestros pensamientos son potentes, también afectan a nuestra salud física, mental, emocional, a nuestras relaciones y a nuestro destino. “Somos como pensamos”. Tu propia experiencia personal, subjetiva te irá indicando si tus pensamientos son correctos y favorables. No puedes escapar de tus creencias, pero si puedes cambiarlas.

 II. Todo es posible en términos universales, no existen los límites. Estamos conectados con todo y con todos. Recibimos y emitimos información de todo y a todo lo que nos rodea, sin límite alguno. Estamos conectados espiritual y energéticamente. Todo es posible si descubrimos cómo hacerlo, cómo transformar los pensamientos: creencias, criterios, términos de referencia y acciones, y si además, desarrollamos la flexibilidad de conducta en relación con nuestras expectativas, procesos y resultados, el éxito está asegurado.

III. Aprender a dominar y dirigir nuestra atención. Todo aquello en lo que centramos consciente o inconscientemente nuestra atención, adquiere fuerza e influencia en nuestra vida. Si ponemos la atención en un problema o en un malestar, éstos de amplifican; si la orientamos hacia posibles soluciones o resultados deseados, llegaremos a ellos.

IV. El presente, el momento del poder. Del pasado aprendemos, hacia el futuro nos dirigimos y es en el presente donde ejercemos el poder para realizar. El pasado es recuerdo, el futuro es imaginación y el presente es el único real. Por lo tanto, tenemos el poder ahí al alcance de la mano, sólo tenemos que enfocar nuestra atención en el aquí y ahora. Recordar el pasado o proyectar el futuro nos vale para encontrar marcos de referencia, pero no debemos quedarnos atrapados. Cada instante es un momento de poder, una oportunidad para cambiar tu vida, y esto puede suceder en un instante. Conectar con el aquí y ahora consciente en todos y cada uno de los planos de la existencia: cuerpo, mente y espíritu.

V. El Amor, entendido como energía de inmenso poder, valor y acción; como fuerza armoniosa, unificadora e integradora. Cuando el Amor fluye aparecen la gratitud, la entrega, la ayuda. Cuando amamos somos felices. Cuanto más Amor haya en ti, menos cabida habrá para el miedo, la inseguridad o la duda.

VI. Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto. El poder está dentro de ti. El poder es energía dirigida con una intención, y para un propósito o fin. Ese poder se manifiesta en los diferentes planos del ser, físico, emocional, mental y espiritual.Tener poder y ejercerlo implica responsabilidad y decisión.

VII. La verdad es relativa. “Por sus hechos los conoceréis”. Algo es verdadero por los efectos que produce. Lo que es verdad para unos puede no serlo para otros; lo que es eficaz en un momento dado, puede no serlo en otro. Hay diferentes maneras de hacer las cosas para llegar a los resultados deseados, no existe un único camino. Pero serán los medios empleados los que marquen la diferencia, cuando dichos medios sean armónicos, respetando el principio Ecológico del mayor bien para el mayor número. Cumpliendo con el código ético del guerrero.